Iqbal Masih, paradigma de nobleza y dignidad

Iqbal Masih, paradigma de nobleza y dignidad

En Asia, la esclavitud por deuda condena a millones de niños a trabajos forzados: sus padres los ceden a través de contratos injustos que hacen impagable la deuda. Iqbal Masih fue ejemplo de ello: a los cuatro años fue cedido a un fabricante de alfombras por 600 rupias, préstamo que se incrementó veinte veces en cinco años; durante su trabajo Iqbal Masih fue golpeado y encadenado. En 1992 el movimiento Bhatta Mazdoor Mahaz canceló su deuda y, a partir de entonces, Masih participó en la liberación de otros niños exponiendo públicamente su testimonio; después, denunció en el extranjero el infame comercio de las alfombras y, siendo el líder de un boicot en contra de este comercio, logró la admiración internacional por su valentía. En 1995 regresó a su país convertido en una celebridad por la defensa de los derechos de los niños y el 16 de abril de ese año fue asesinado por miembros de la mafia en Muridke. Ha sido así que Iqbal Masih se convirtió en uno de los grandes defensores de los derechos humanos en el siglo XX; su vida fue corta y su muerte prematura, transformándose en héroe inocente de un mundo hostil e indiferente; su sacrificio por una causa justa lo convirtió en símbolo de lucha contra la esclavitud infantil.